Pintura al acrilico
"ESPEJO DE AGUA"

Materiales Artísticos
• Caballete de mesa
• Soporte: lienzo en bastidor
• Cartulina
• Barniz
• Pincel angular № 10
• Espátula triangular
• Rodillo de polifón
• Acrílicos Memory.
Colores: blanco de titanio, azul ultramar, amarillo oscuro, rojo bermellón, escarlata, siena tostada.

Procedimiento
Esta pintura se realiza basicamente en tres etapas:

1. PREPARACIÓN DEL SOPORTE Y DE LA "ESTAMPA" Se da un fondo de color al lienzo en bastidor (exclusivo de Goya, los hay en varias medidas) de acuerdo con los colores elegidos para la composición y se deja secar. En este caso el color elegido es el acrílico Memory amarillo. Se utiliza el rodillo para obtener un fondo parejo, agregando al acrílico un poco de agua para facilitar el trabajo.
La "estampa" de cartulina se corta a la medida del bastidor y se sella previamente con barniz a los efectos de que no absorba el agua de los colores. Como "estampa" también puede usarse una lámina de acetato del tamaño adecuado (material éste que no necesita barnizarse) u otro material plegable.

2. TRANSFERENCIA (MONOCOPIA) Esta etapa adapta la técnica de grabado de la monocopia (que utiliza tinta de imprenta) utilizando pintura acrílica. Además, para lograr el efecto espejo, se utiliza el viejo procedimiento de plegado para obtener manchas y formas simétricas. Se colocan los colores elegidos (rojo, escarlata, azul y siena tostada de la línea exclusiva Memory, en este caso) a gusto, tal como salen del pomo o un poco diluidos, en una cantidad proporcional al tamaño del cuadro. El único cuidado que se debe tener es que estén distribuidos de manera equilibrada.
Luego se dobla la cartulina por el medio y se presiona de manera que los colores se esparzan y mezclen. Al abrirla se habrá producido una mancha simétrica de colores.
Este es el momento de transferir el color al lienzo, para lo cual se lo superpone a la cartulina manchada y se presiona siguiendo la simetría de la mancha, pudiendo frotarse en una u otra dirección (horizontal, vertical, en ondas). Según la dirección del frotado, y la densidad del color en la "estampa" el resultado será diferente.
Lo interesante de este procedimiento de transferencia es el factor aleatorio, el cual dejará una propuesta "abierta",ya que el control sobre el material líquido o pastoso sometido a presión es relativo. Una vez levantado el lienzo, pueden pasar dos cosas: que el resultado sea interesante y agradable, o que no nos complazca. En este caso, simplemente se limpia la mancha del lienzo con un paño húmedo y se vuelve a transferir, modificando o no la mancha en la "estampa". En el caso de este cuadro, hice tres intentos. Cuando la mancha nos satisface, pasamos a la última etapa.

3. TERMINACIÓN
La terminación puede darse "en fresco" lo cual permite agregar y/o quitar color, y modificar alguna parte. Pero también se puede trabajar luego de que seque. El acrílico soporta superposiciones de color sin que se remueva el color ya seco, lo cual da muchas posibilidades.
En este caso se trabajó "en fresco"y luego en seco, utilizando el pincel angular y la espátula, ambos también de Goya. Se agregó azul claro y rojo Memory para aumentar contrastes y algunos brillos.
El degradé en la parte inferior y superior se realizó con una mezcla de siena y amarillo con la técnica de pincel "seco", es decir, con una carga mínima, repasando la zona más oscura luego. El oscurecimiento contribuye a "redondear" la composición.
El "agua" se sugiere simplemente por los brillos horizontales finos (mezcla de amarillo y blanco), logrados con el filo de la espátula. Con la misma técnica se dividieron algunas formas en el "agua" para sugerir rocas y su reflejo.
En el ejemplo presentado, se puede observar que la simetría del "espejo" no es perfecta, eso lo vuelve más interesante; hay que idear "soluciones" con un poco de imaginación, por parte, tanto del pintor, como del espectador. La idea del espejo de agua en sí misma es una propuesta compositiva simétrica, inspirada en lo que la misma naturaleza ofrece, pero sin copiarla de un modelo natural. Nos parece que el procedimiento abstracto (o no naturalista), es sugestivo para la imaginación del que contempla, quién en definitiva, completa el cuadro a su manera de ver.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.