Tallado en madera:

Para realizar un buen trabajo de tallado en madera con lo primero que debemos contar es con las herramientas adecuadas, tal cual lo muestran las fotos: un par de formones y gubias de distinto tipo.
De acuerdo con el diseño que elegimos, la pieza en general o con la madera con que contamos, debemos tener en cuenta una serie de detalles: o bien el diseño me limita el uso de la madera o a partir de la madera limitamos nuestra elección en los diseños.
La madera mas apropiada para el tallado es el cedro, mará o rosado.
Cedro:
Es una madera liviana de un color que varía del beige rosado oscuro al castaño claro (más o menos intenso), y hasta el castaño rojo. Es de textura gruesa, superficie lustrosa y con reflejos dorados. Posee un olor característico, agradable y gusto ligeramente amargo. De grano firme pero no extremadamente dura, nos permite diseños intrincados y bien acabados.
Las siguientes maderas también son aptas para el tallado, pero nos limitan en el uso de diseños:
Amburana o cerejeira:
Madera moderadamente pesada, de un color que va del beige amarillo al beige rosado, uniforme, excepcionalmente presenta algunas vetas más oscuras. Su superficie es irregularmente lustrosa y medianamente lisa al tacto, de olor acentuado, peculiar, agradable, recordando el de la vainilla; gusto levemente adulzado.
Cedrinho:
Es una madera moderadamente pesada, de color rosado castaño, a veces con manchas irregulares, raras; blanco grisáceo, de textura gruesa y superficie poco lustrosa y ligeramente áspera al tacto. Olor y gusto imperceptibles.
Estas maderas son más fibrosas, lo cual no las hace aptas para diseños muy pequeños ni detallados, en cualquiera de los dos casos poseen una veta hermosa, bien en su color natural o entintadas.
Marupá:
Madera liviana y blanda al corte, de color blanco paja, levemente amarillo, uniforme; la veta no se diferencia en cuanto al color. Es de textura gruesa, moderadamente lisa al tacto y superficie lustrosa; de olor imperceptible y gusto levemente amargo. Tiene una fibra uniforme. Lo que no la hace tan adecuada para el tallado es que es demasiado blanda, pareciéndose al pino en cuanto que a veces tiene un cuerpo un tanto acorchado. Además se hace muy difícil lograr un buen tono debido a lo blanco de su color y veta.
Terminación:
Podemos ver en las fotografías de los dos percheros con las mulitas dos tratamientos diferentes con el mismo material.
En el perchero claro se aplicaron sucesivas manos de sellador de madera y lija, sin aplicarle ninguna tinte, manteniendo el color natural del cedro.
En el perchero de color más oscuro se aplicó betún de judea, cera y lija.
En el caso de la cerejeira recomiendo el segundo método, porque resalta su muy linda veta y permite un buen acabado.
Para darle brillo, usualmente usamos cera, pero en algunas oportunidades, cuando queremos una especie de laqueado, podemos utilizar laca al agua o thinner.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.