Lijado. Dado que se trata de objetos que van a manipular bebés y niños, es fundamental que no queden ángulos o cantos vivos, es decir, rugosos y desprolijos. El lijado se hace con lija al agua, hasta que la superficie de la madera o el MDF quede bien liso y sin vestigio de astillas sueltas.
Perforaciones pasantes y no pasantes. Las pasantes tienen orificio de entrada y de salida. Las no pasantes sólo eliminan una parte de la madera o MDF, pero no comunican con el otro lado.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.