Que una empresa de juguetes se desarrolle normalmente suele ser consecuencia de una correcta y acertada organización. Esto no se circunscribe al papelerío legal y contable, sino que también se traslada al devenir de la actividad propiamente dicha.

Debe establecerse una rutina (con horarios incluidos), cumplirse y hacerla cumplir. Inclusive, si no hay pedidos, es buen momento para hacer stock o para recorrer jugueterías y ver cuáles son las tendencias en boga. No hay que olvidarse de Internet, que permite actualizarse permanentemente y estar al tanto de las novedades que se suceden en la materia en el mundo entero.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.