FÁCIL ENCUADERNACIÓN
Nosotros mismos podemos también encuadernar nuestros apuntes, notas o revistas, siguiendo las siguientes instrucciones.
Si son pliegos, se doblan por la mitad, y en caso de ser folios sueltos, o cuartillas, se unirán pegándolas todo a lo largo de su borde posterior con un fino hilo de pegamento (en este caso iría muy bien un pegamento plástico que usan los encuadernadores, y que se puede adquirir en los establecimientos del ramo), pero en un caso u otro deberemos acoplar bien el conjunto de hojas, de forma que sus bordes queden bien alineados, sin irregularidades.
Sea de una forma u otra, una vez formados los pliegos se superponen como en (A), de cinco en cinco, para formar cuadernillos, pegándolos por su lomo (B).
Estos cuadernillos se superponen a su vez, encolándolos entre sí, y a una tira de tela o papel grueso (C).
Una vez pegados todos los cuadernillos se dejan secar poniendo peso encima, como se indica en (D), siendo conveniente que este secado dure, por lo menos, veinticuatro horas para mayor seguridad.
Se corta una tira de plástico imitación a cuero o de tela fuerte, de aproximadamente un ancho tres veces superior al grueso del libro, y se encola sobre la parte posterior del libro, bien centrado a lo largo de la misma y de forma que las dos porciones que caigan a uno y otro lado sean iguales, con lo cual tendremos un sólido lomo (E).

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.