ROMPECABEZAS
Ahora podemos hacernos un rompecabezas de tacos a nuestro gusto.
Sobre una cartulina algo gruesa dibujamos el desarrollo del cubo (A) a las medidas acotadas u otras si se desea así, repitiéndolo seis, nueve o doce veces.
Después los doblamos y pegamos por las pestañas dejadas al efecto, para formar otros tantos cubos (B).
Estos cubos, cualquiera que sea su número los agrupamos en un solo bloque, sujetándolos por medio de una goma o una cuerda bien apretada, pero cuidando de no hundir la cartulina (C).
Previamente tendremos preparadas seis láminas (una para cada una de las caras del cubo), que elegiremos lo más decorativas posible,
de un tamaño acorde con la superficie reunida de los cubos, según su número.
Pegaremos una de las láminas sobre la superficie de los cubos agrupados (e) y una vez bien seca se separarán los cubos cortando en las juntas de los mismos por medio de una cuchilla de afeitar (F).
Se agrupan nuevamente los cubos por otra cara y se pega una nueva lámina, repitiendo el procedimiento hasta cubrir todas sus caras.
Cuando nos hayamos cansado de jugar, o componer una y otra vez estas seis láminas, hay una forma de renovar el interés del rompecabezas: sencillamente se agrupan los cubos de nuevo y se pegan nuevas láminas, procediendo a separarlas como se hizo cotí las primeras.
Esta operación puede repetirse tantas veces como se desee.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.