PORTARRETRATOS
Para acabar con esta serie de trabajos de cuero, ofrecemos un modelo de portarretratos de sencilla figura pero que una vez acabado resulta de muy bonita factura.
Consta de dos ejemplares de la pieza (1), que se cortará en cuero de grueso medio; un cartón para armar (2); una pieza de latón (3) y otro cartón (4) que sirve de cierre por la parte posterior.
Después de taladrar los dos ejemplares de la pieza (1) todo alrededor de su contorno, se incluye entre ambas el cartón (2) y se cose repulgado uno de los lados de ambas piezas, rellenándose este lado con un almohadillado de algodón o goma espuma, que se pegará sobre el cartón en la forma que se ve en (B), procediéndose de la misma manera con los otros tres lados y a continuación se cosen los bordes del cuadrado interior con un pespunteado.
Como podemos observar en (A), el cartón para armar el marco es hueco en su centro y ligeramente más pequeño que la pieza (1), para dejar una pequeña franja, tanto en los bordes exteriores, para permitir las costuras, tanto exterior como interior.
La pieza (4) que ya hemos dicho es de cartón; se puede forrar en badana fina y lleva una ranura en el lugar indicado.
Esta pieza, que como ya hemos dicho anteriormente sirve para cerrar el portarretratos por su
parte posterior, deberá de tener un milímetro menos por cada uno de sus cuatro lados, que el hueco central del cartón (2), que sirve para armar el marco, de tal manera que el ajuste de ambas piezas sea exacto. ,
El extremo superior de la pieza (3) se dobla formando una especie de gancho poco cerrado.
Una vez colocada en su sitio la fotografía, se aplica detrás de ella el dorso de cierre, sellándolo con unas tiras de papel adhesivo y la parte doblada de la pieza (3) se introduce en la ranura, no siendo necesario sujetarla, pues su posición inclinada será suficiente para mantenerla fija, en la forma que vemos en el modelo (C).

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.