Repujado plano
En primer lugar, se debe elegir la pieza que servirá de soporte al repujado.
Luego, realizar una plantilla (molde) de la pieza sobre papel de calco (si elegimos la tapa de una caja de madera, se debe realizar una plantilla en papel calco, de igual forma y tamaño que la tapa de madera).
Realizar el dibujo elegido sobre la plantilla (diseñarlo o bien calcarlo), dejando por lo menos medio centímetro de margen entre el diseño y el borde.
Luego, marcar el contorno de la pieza (en este caso la tapa de una caja de madera) sobre la lámina de metal. Cortar el metal, dejando por lo menos medio centímetro de bordes. Para poder realizar el repujado, fijar el dibujo sobre la lámina de metal con cinta engomada y transferirlo, apoyándolo sobre una superficie dura. No se debe presionar demasiado. En caso de utilizar aluminio, se puede marcar de cualquier lado; sin embargo, si utilizamos estaño, se debe marcar del lado derecho (ya que este material tiene dos caras,y el diseño debe quedar marcado sobre la cara derecha, que es la más amarilla).
Luego, retirar el calco y colocar debajo de la lámina de metal, el trapo o franela. Marcar de nuevo el dibujo, pero hacerlo por partes y ejerciendo mayor presión, intentando que el diseño comience a tomar volumen. Se debe marcar el dibujo por áreas chicas, ya que de lo contrario, puede deformarse la plancha de metal.
Al finalizar el marcado, retirar la franela, dar vuelta el metal, y entonces, apoyando sobre una base dura, pasar el difumino ejerciendo presión entre las líneas y, luego, contornear el diseño suavemente de ambos lados internos para ir afinando y cerrando líneas según requiera el dibujo. Dar vuelta el trabajo y sobre la misma superficie dura, pasar el difumino alrededor de la zona repujada, a fin de realizar un planchado.
Repetir estos pasos, hasta completar el trabajo. Luego, del lado del revés, rellenar las zonas repujadas con enduido o la mezcla de resina poliéster y catalizador. Pegar la plancha de metal sobre la pieza elegida (en este caso, la tapa de una caja de madera).
Para darle un toque final, patinar el metal con tinta para cuero negro. Cuando se haya secado, pasar un trapo de algodón ejerciendo presión, hasta quitar la tinta casi totalmente; la misma debe quedar depositada solamente en los bordes, dando así un efecto visual de mayor profundidad. Importante: conservar todo tipo de recortes de metal, ya que pueden ser utilizados para hacer esquineros de cajas o diferentes apliques.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.