Técnica básica:
Personalice la lencería de su hogar a partir de técnicas sencillas y fáciles de aprender. Con esta selecta muestra de ingeniosas ideas, elabore sorprendentes manualidades que le aportarán elegancia en la decoración.

Materiales:
El bordado Richelieu entra en el grupo de los llamados bordados blancos, ya que casi siempre se ejecuta sobre materiales e hilos de este color. Por lo general se trabaja sobre telas de organdí, algodón, lino o batista; lo importante es que la tela sea lisa. Los hilos pueden ser de varios tipos, aplicados con aguja un poquito más gruesa que el hilo. Una tijerita puntiaguda es indispensable para separar las presillas de las flores y demás motivos, y para retirar la tela sobrante de los bordes. Este tipo de labores siempre requieren el uso de tambor de bordar, para mantener la tela bien tensada. Un consejo útil: para evitar que el tambor de bordar quede marcado en la tela, ponga cinta gruesa de bordar alrededor de los aros del tambor y luego monte la tela.
Principios básicos 1. Con papel carbón para modistería o transfer, pase a la tela el motivo que va a bordar. Antes de separar los esquemas y el papel carbón de la tela, verifique que el dibujo ha sido transferido en su totalidad.
2. Marque todos los contornos de la figura con dos líneas de puntada al pasado o puntada de bastilla. Preste atención a la regularidad de las puntadas para conseguir uniformidad en el resultado final de la labor.
3. Para realizar las presillas, al llegar al lugar indicado para bordarla, lleve la aguja al otro extremo de ella y dé una pequeña puntada en la tela sin coger la que queda abajo.
4. Luego, lleve la aguja hacia atrás y en el punto de partida haga otra puntada. De nuevo lleve la aguja hacia el otro extremo y después de pasarla por la tela, de atrás hacia adelante junto a la puntada antes dada, cubra los hilos tendidos con puntada de festón.
5. Cubra las puntadas de bastilla o al pasado con puntada de festón, que se utiliza para rematar bordes decorativos y realzar contomos. Su altura puede variar según lo requiera el dibujo y sirve para adornar.
6. Terminado el contorneado de todos los motivos de la labor con puntada de festón, lave, almidone, planche y corte la tela de los fondos con unas tijeras pequeñas, de buen filo, teniendo cuidado de no recortar ni el festón ni las presillas.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.