Cuarto de estar

Con pasta de papel, crearemos este cuarto de estar, modelando todo tipo de detalles decorativos y coloreándolo con pinturas acrilicas y óleos.

MATERIALES Y HERRAMIENTAS
• Tablex. • Puntillas.
• Vandall. • Tela de saco.
• Pasta de papel. • Pinturas acrilicas.
• Cola blanca. • Barniz en pulverizador.
• Alkil. • Pinceles.
• Plásticos y rodillo. • Brochas suaves.
• Alambre nº 3 y 12.

Cortamos el tablex de madera para formar el suelo y las paredes. En el suelo, dibujamos unos cuadrados que simulen unas baldosas y lo coloreamos con pinturas acrilicas que aplicamos con una esponja. En las paredes , damos vandall simulando la textura del gotelé y lo decoramos con un motivo vegetal que realizamos con una plantilla, mediante la técnica de stencil.
Abrimos el hueco de la puerta y modelamos la moldura con pasta de papel, colocando un plástico duro como cristal en la parte superior y texturando la superficie de la puerta con un punzón. Seguidamente, colocamos unas anillas que hemos hecho de alambre para sujetar la puerta a la pared a modo de bisagras. A continuación, modelamos la mesa que estará formada por un círculo de masa de 28 cm de diámetro que hemos marcado con la textura de tela de saco y que dejamos secar sobre un vaso o frasco redondo para que tome la forma correspondiente. Sobre la mesa, colocamos un tapete decorativo que adornamos con un grabado realizado con la ayuda de una puntilla y un motivo decorativo hecho con el punzón.
Para la silla, estiramos la masa con un rodillo y dibujamos un cuadrado al que quitamos las esquinas y dejamos en forma de cruz, con los cuatro lados ¡guales, formando con ellos las cuatro patas de las sillas y, en el centro, un cuadrado como asiento. El respaldo se formará con un rectángulo que doblamos y se fija al asiento con cola blanca. Como detalle final, realizaremos unos lazos decorativos que colocamos en las patas de la silla. De esta forma, iremos modelando tantos detalles como deseemos para completar nuestra composición; una lámpara, un macetero, un cuadro, cortinas...
Cuando tengamos ya todas las piezas modeladas, las dejamos secar y aplicamos una o dos manos de cola blanca rebajada con agua para dar consistencia y dureza a la pasta, y que admita bien la pintura, ya que la pasta de papel absorbe la grasa al óleo y si no damos cola, la pintura no se fijaría bien.
Por último, decoramos el conjunto con óleos, con los que conseguiremos resultados muy positivos ya que la calidad del color y la amplísima gama de tonos es inigualable en otro tipo de pinturas. Para suavizar los tonos, emplearemos aguarrás y si deseamos tonos pastel, aplicaremos una base de color blanco plata. Como punto final de nuestro trabajo, aplicaremos barniz en spray mate o brillo,según gustos, con el que realzaremos y protegeremos los colores de nuestro salón.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.