BANCO DE TRABAJO
Teniendo en cuenta el poco espacio disponible que suele haber en las casas modernas, nuestro banco de trabajo puede ser cualquier mesa vieja instalada en un rincón, pudiéndose utilizar incluso la de la cocina como recurso, la cual tendremos el cuidado de cubrirla con una tabla para poder trabajar sobre ella y evitar que la mesa se estropee.
En este caso habremos de disponer de un cajón para recoger las herramientas cuando terminemos nuestra jornada de trabajo.
Esta caja de herramientas nos la podemos construir nosotros mismos, con arreglo al siguiente modelo (fig. 5).
Se puede hacer en madera de embalar de 15 milímetros, para lo cual en A, B y C, vemos las vistas lateral, frontal y de planta, acotados en centímetros, calculada suficientemente para este objeto.
En D, se muestra la caja despeinada para poder apreciar la disposición de las distintas piezas que la forman, y en el modelo vemos la caja definitivamente montada.
Pero sí, afortunadamente, disponemos del espacio necesario para mantener permanentemente nuestro pequeño taller, las herramientas estarán mejor ordenadas sobre un tablero en el que, por medio de escarpias, fijaremos aquéllas.
También podremos construir un sólido y barato banco de trabajo, ya que casi todo el material empleado en su construcción será madera de embalaje en distintos gruesos (fig. 6).
Las medidas se dan acotadas en centímetros.
En (1) vemos el alzado frontal; en (2) el alzado lateral y (4) la vista en planta.
En (3) se da en detalle el montaje de la prensa para sujetar las tablas que hayan de serrarse o cepillarse, las cuales deberán ajustarse a la ranura, sujetándolas medíante presión de la cuña.
También van indicadas en la figura las distintas clases de madera a emplear, especificándose su grueso aproximado a título de orientación.
El banco puede armarse a base de clavos de distintas longitudes, aunque dado la clase de trabajo que ha de soportar será conveniente en todos los ensambles que se pueda utilizar tornillos que proporcionarán una sujeción más segura.
Es conveniente fijar una chapa de hierro de dos o tres milímetros en uno de los ángulos del tablero, fijándola con tornillos, la cual nos será muy útil cuando hayamos de ejecutar remachados.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.