Al calcar el dibujo sobre la madera debe tenerse la precaución de sujetar éste y el papel carbón sobre la madera con dos chinchetas, lo que evitará que se mueva y nos permitirá levantar el papel para comprobar que no se ha dejado ningún detalle sin calcar, antes de retirar definitivamente el dibujo original.
Para pintar los trabajos de madera, se utilizan, generalmente, dos clases de pintura de diferentes características: el esmalte al aceite o a la celulosa y pinturas con base de agua, tales como el «gouache» o tempera, sintéticas, etc.
También en algunos casos se pueden emplear las anilinas o tintas chinas de colores.
Los esmaltes son los más duraderos y convenientes, especialmente cuando se pinten superficies relativamente grandes.
Cuando se utilice para pintar pequeños modelos muy detallados, habremos de diluirla con un poco de disolvente, ya que al darla demasiado espesa podría tapar o deformar algún pequeño detalle.
Para los modelos de pequeño tamaño, a escala muy grande, y que no han de soportar un manejo continuo, por ejemplo, las maquetas estáticas, que cumplen una función de puro adorno, es aconsejable el uso de pintura sintética «Duraval» u otro similar, o bien «gouache», del que recomendamos la especialidad «plaka» de Pelikan, que por tener un soporte de caseína es de mayor dureza, resistiendo incluso al agua.
Los modelos así pintados deberán ser barnizados después, a fin de proteger la pintura y darle brillo, ya que este tipo de pinturas son mate.
Conseguiremos un buen resultado con barniz cristal de fácil aplicación a brocha y de gran transparencia, que podemos adquirir en cualquier droguería. Para encontrar mas informacion sobre Manualidades podes entrar a Manualidades

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.