HOTELITO
Esta maqueta se puede construir, por supuesto, a cualquier escala que se desee, pero un tamaño idóneo es ampliar al doble las distintas piezas que se dan en (A) y (B).
Todas estas piezas, excepto la chimenea, se
cortarán en contrachapado o «tablex» de 3 ó 4 milímetros, recortándose las ventanas y demás huecos con la sierra de calar.
Recomendamos se tenga mucho cuidado en que las pestañas de las piezas coincidan exactamente con las ranuras correspondientes, y que los bordes de las mismas vayan cortados en bisel de 45 grados.
En primer lugar procederemos a cortar con la sierra de marquetería todas las piezas, que después armaremos por el siguiente orden:
Sobre la base o piso se montan las cuatro paredes principales, de forma que las aletas (a a), (b b), (c c), etc., penetren en las ranuras homonimas, pegándolas bien con cola de carpintero y con «supergen», y pegando también al mismo tiempo las uniones en bisel de las paredes.
Antes de cerrar el cuerpo principal con el tejado, procederemos a colocar los «cristales» en las ventanas. Estos se imitarán pegando sobre cada hueco correspondiente, por la parte interior, un trozo de celuloide o plástico incoloro transparente, y para dar mayor sensación de realidad se pegarán unas crucetas de cartón fino, también por la parte de dentro y pisando el celuloide, cuidando de limpiar bien las rebabas que pudiera dejar el pegamento.
También colocaremos la puerta, pegándola sobre el hueco correspondiente por dentro.
El piso de la azotea se colocará horizontalmen-te sobre el lateral derecho, coincidiendo las pestañas (g g) con las ranuras (g g).
Se incorpora el frente de la azotea de manera que sus pestañas (c c) encajen en las ranuras (c c) del piso o base; y sus ranuras (h h) coincidan con las pestañas (h h) del piso de la azotea.
Con los laterales de la azotea (de los cuales, como ya se indica, hay que cortar dos ejemplares) se procederá de la misma forma.
Se montan las dos vertientes del tejado sobre las paredes correspondientes, bien pegadas a éstas y entre sí, y sobre el caballete, o línea de junta de las dos vertientes, se pega una tira de cartón, doblada en ángulo y corrida a todo lo
largo de la junta, para tapar la ranura que quede, ya que, de no hacerlo así, daría la impresión de estar mal acabado el modelo.
La chimenea se coloca sobre el tejado en el recuadro señalado de trazos.
Las paredes se pueden pintar de color blanco o crema, con pintura al temple (no es conveniente el empleo de esmaltes o similares, ya que el brillo de esta clase de pintura quitaría naturalidad al modelo).
El tejado puede ir en rojo, imitando las tejas, o en gris oscuro, imitando la pizarra.
El piso de la azotea irá en rojo en cualquier caso, figurando los mosaicos; y la puerta y cercos de las ventanas en verde oscuro.
Para dar mayor sensación de realidad, la parte de la base que no está ocupada por la edificación puede cubrirse con una mano de cola muy líquida, sobre la que se echará arena blanca antes de que la cola se seque.
Con temple verde se pintarán algunas zonas sobre la arena, de manera que simulen espacios sembrados de hierba, dejándose en el color de la arena los caminos de acceso a las puertas.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.