ESTACIÓN DE SERVICIO
Muchos chicos y también personas mayores coleccionan esos modelos de automóviles, hechos maravillosa y fielmente, a pequeña escala, que se venden en el comercio del juguete y que constituyen un agradable entretenimiento.
Pues bien, para el servicio de estos pequeños modelos, hemos creado esta moderna estación de servicio que es reproducción fiel de una verdadera.
En este caso es muy importante la cuestión del tamaño en que se ha de construir, ya que éste deberá estar supeditado proporcionalmente al del tamaño que tengan los coches de la colección de cada persona, pero considerando este tamaño con arreglo a las miniaturas más corrientes de coches, aconsejamos construir la estación a doble tamaño de los planos que se dan. El total de las piezas que forman la estación está incluido en los esquemas (A, B y C), y el tipo de madera más idóneo para cada una de ellas es el siguiente:
Para las piezas (1, 2, 3 y 4), que son los muros del edificio, contrachapado de 4 ó 5 mm.
Las piezas (6, 7 y 20), que son los pisos de las azoteas y la marquesina de la puerta principal, contrachapado de 2 ó 3 milímetros.
La pieza (5), que es la base, se cortará en madera de pino u otra similar de 10 milímetros de grueso.
El complejo de los surtidores está formado por las piezas (8), techo de la marquesina; (11), base del surtidor; (12), suelo o andén; (9), columnas soporte de la marquesina, y (10), surtidores, y la cantidad de piezas de cada uno de ellos que hay que disponer está indicada en (C).
La marquesina y las bases de los surtidores van en madera de 2 milímetros; el andén en pino de 6 u 8 milímetros; las columnas en contrachapado de 3 milímetros, y los surtidores son tacos de madera de pino cortados a las medidas indicadas. También se dan en (C) los esquemas de cristaleras de ventanas, escaparate y claraboyas, que serán de cartón y se montarán de la forma que se explicará más adelante.
Antes de proceder al montaje del conjunto, hemos de hacer una advertencia. Como se puede apreciar, las piezas principales llevan sus bordes de contacto entre sí con el sistema de entrante-saliente, que al corresponderse uno con otro, proporcionan una mayor superficie de contacto, lo que da mayor resistencia al conjunto.
Pero este sistema requiere una especial atención al cortar las piezas, ya que se ha de cuidar, además de hacer el corte completamente vertical, de seguir fielmente las líneas de corte, a fin de que el ajuste entre las distintas piezas sea perfecto, siendo preferible seguir el corte
ligeramente por la parte de afuera y luego conseguir el machihembrado de las piezas por medio de la lima.
El montaje se hará comenzando por acoplar entre sí los muros del edificio (1, 2, 3 y 4), encolándoles cuidadosamente y una vez seco el pegamento, se adaptan a la base, de manera que las espigas inferiores de cada pared encajen en la ranura correspondiente de la base.
Antes de cerrar el edificio, mediante la colocación de las azoteas, será necesario colocar las cristaleras en el hueco correspondiente, bien sea ventana o escaparate, así como la puerta de la pieza (4) y los cierres imitados (XX).
Estas cristaleras (13, 14, 15 y 17) se recortarán en cartón a unas medidas ligeramente mayores a las del hueco correspondiente, sobre el que se pegará por la parte de dentro y sobre el enrejado de la cristalera, también por dentro, se pegará un trozo de plástico transparente en la forma que se explica en el modelo del hote-lito.
El mismo sistema se empleará para los tragaluces o claraboyas con la diferencia de que éstas van montadas por la parte exterior de sus huecos, y cuyo detalle se da en (C).
La pieza (12) se clava en el lugar señalado de la base y sobre ella, y en los lugares señalados en la misma, se clavan asimismo las piezas (11), y sobre cada una de ellas, a su vez, las piezas (10).
Las columnas se ajustan en el lugar que les corresponde, y sobre ellas se acopla la marquesina, con lo cual tendremos montado el total del conjunto, cuyo despiece se representa en (D).
La pintura, una vez emplastecido el trabajo
convenientemente para tapar grietas y otras imperfecciones, puede hacerse combinando diversos grupos de colores, pero siempre atendiendo a que el conjunto quede muy alegre y llamativo.
Las paredes del edificio, columnas y marquesinas, se pintarán en esmalte blanco o crema; los pisos de las azoteas en gris claro y el andén (12) en gris o azul oscuros, con un reborde en blanco.
Los surtidores y marquesina de la puerta principal pueden ir en rojo bermellón brillante y los cercos de las ventanas, cierres imitados y puertas (4) en gris claro también, mientras que la base (peana) puede ir en azul marino o gris oscuro.
También se dan en (C) las figuras de distintos rótulos para colocar sobre la azotea más alta y encima de las puertas. Por mas informacion entrar a Manualidades

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.