MAQUETAS NAVALES
Con la experiencia adquirida en los sencillos modelos de barcos publicados anteriormente disponemos ya de alguna experiencia y de una base para acometer la construcción de modelos de naves más complicados, e incluso fieles reproducciones a escala.
Pero dada la complicada estructura de un barco, especialmente de los de vela, así como la nomenclatura e identidad de la gran cantidad de elementos que los aparejan, damos a continuación una serie de instrucciones acerca de la construcción de estos tan variados elementos.
Casco de una pieza
Este procedimiento, en el que se emplea un solo taco de madera para construir el casco, es aconsejable para hacer pequeños modelos, ya que para otros mayores se necesitarían tacos grandes, mucho más difíciles de trabajar.
Para confeccionar este casco escogeremos un taco de madera que rebase en altura, longitud y anchura las medidas del modelo que hayamos elegido y sobre su cara superior trazaremos el contorno de la cubierta y eje central que va de proa a popa y procederemos en la forma que se muestra en la figura 136.
En (A) vemos el taco idealmente, mostrando la primera fase y la porción de madera sobrante, que habremos de desbastar sirviéndonos de la sierra, formón y lima gruesa.
En (B) podemos ver la segunda fase de conformación del casco, ya con su proa y popa cortadas y la indicación de los lugares en que se marcarán las líneas límites del castillo y la toldilla.
La silueta transversal del casco la conformaremos con el formón o gubia, si se dispone de ellas, eliminando la madera sobrante, hasta darle la forma deseada.
Por medio de una sierra de ingletar (o con otra cualquiera si no se dispone de ésta) practicaremos dos cortes paralelos en los lugares indicados, cuidando de no profundizar más de lo detienen la misión de dar mayor solidez al revestimiento del casco.
En este caso, se confeccionarán por medio de finas tiritas de cartón que se pegarán en los lugares que le correspondan y que previamente se habrán marcado en el casco para darles su exacto emplazamiento.
Una vez terminado el casco, para proceder a la colocación de elementos de la obra viva, arboladura y velamen, es conveniente sujetarlo sobre una peana provisional que nos permita trabajar con facilidad. Por último, se pinta y acaba lo más finamente posible.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.