CABEZAS CHATAS
Estas cabezas, que son de confección muy elemental, se utilizan para muñecos o animales de tosca construcción, y sea cualquiera la postura del cuerpo siempre se presentan de frente, empleando las mismas piezas, ya que lo único que suele variar son los accesorios que las caracterizan.
Como podemos ver en la figura (A), están formadas por dos piezas ¡guales, generalmente redondas u ovaladas, que reproducen el contorno de la cabeza y una platabanda o tira cuyo ancho varía según el grueso que se le quiera dar a la cabeza, y que se cose a lo largo de dicho contorno (B), por el revés, volviéndola luego, si la costura se efectúa con punto corriente, y por el derecho si se hace con punto de cruz.
En el primer caso habremos de dejar sin coser una abertura en la parte inferior, que nos servirá para poder dar la vuelta y para el rellenado.
En el segundo caso, que ya hemos dicho no es necesario volver la cabeza, ya que la costura va vista por el derecho de la tela; también habrá que rellenar la cabeza, antes de cerrarla del todo, aunque también se puede ir rellenando parcialmente a medida que se cose, rematando la costura una vez efectuado el relleno completo.
Este tipo de cabezas, que no conviene emplear para modelos excesivamente grandes, ya que resultarían excesivamente grotescos, se pueden rellenar de virutilla fina, guata o corcho picado.
Los ojos, boca, etc., se pueden hacer de paño superpuesto o pintarlos con colores adecuados.
En (C) damos tres modelos de este tipo de cabezas, los cuales pueden servir de pauta para la creación de otros muchos modelos que se puedan ocurrir a la vista de los mismos.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.