PASADO Y CORTE DE PATRONES Y CONFECCIÓN
Para comenzar nuestro trabajo, lo primero que haremos será ampliar los patrones al tamaño deseado, utilizando el sistema de «cuadrícula», ya conocido por haberlo utilizado en trabajos anteriores, y que a pesar de existir otros sistemas creemos que es el más sencillo y eficiente a este objeto. Omitimos su explicación, que podemos ver detalladamente en las instrucciones que se dieron en el capítulo primero de esta obra.
Esta ampliación podemos hacerla sobre cualquier clase de papel, incluso de estraza o cartulina, pero lo mejor es hacerla en papel manila, corrientemente conocido con el nombre de «papel de seda», lo más delgado posible y muy flexible, aunque lo mejor será ampliar sobre un papel más consistente que admita borrados en caso de equivocarse, y sacar unos calcos a lápiz sobre el papel manila.
Estos patrones en papel manila los superpondremos sobre la tela de que se vayan a cortar y los fijaremos a la misma con unas puntadas de hilo o con un poco de pegamento, a fin de que no se muevan y nos faciliten la tarea del recortado de los mismos.
Insistimos en la conveniencia de efectuar esta operación, ya que de no hacerse así, la manipulación de la tela sería muy dificultosa.
En el caso de que los patrones se corten en telas de mucho cuerpo, tales como el muletón, franela o paño, habrá de cuidarse de que las tijeras estén muy bien afiladas, y procurando dar el corte recto, manteniéndolas bien derechas, uniendo el corte exactamente a la línea del patrón, ya que si el corte se efectúa con las tijeras en posición oblicua, éste saldrá en forma de bisel, resultando una cara de la tela ligeramente mayor que la otra, con lo cual pueden aparecer dificultades a la hora de la costura.
El terciopelo se cortará de la misma manera, pero las distintas piezas deberán manejarse con mucho cuidado, ya que sus bordes se desflecan con mucha facilidad. Un buen sistema para evitar esto es mojar los bordes con una disolución muy líquida de goma, por medio de un pincelito, a medida que se va cortando, con lo cual evitaremos el desflecado de la tela.
También el tejido de punto (de lana o seda) adolece del mismo defecto, por lo cual es conveniente, como en el caso anterior, aplicar a lo largo de todo el perímetro de los extremos una capa fina de goma o cola muy líquida, o bien pegar sobre el tejido los bordes de los patrones, con lo cual el papel quedará adherido a la tela solamente por los bordes, pudiéndose efectuar el corte y arrancar después con facilidad el pape! sobrante.
La costura, que en cada caso se hará con el tipo de puntada más idóneo con las características del modelo, es la faceta más importante de la confección de muñecos, por lo cual es necesario seguir con exactitud el contorno marcado en el patrón y fijándose en el modelo, para darle un mayor parecido con el modelo real, evitando al tiempo que las piezas se deformen y resulten más o menos anchas o estrechas de lo debido, con lo cual, en muchos casos acabaría por perderse el parecido con el modelo que tratemos de conseguir. En los patrones que damos a continuación, podemos ver que han sido cortados dejando un exceso de tela por la parte de fuera de las líneas de trazos, que es por donde realmente se debe practicar la costura, ya que estas líneas son las que imitan la silueta real del modelo; el exceso de tela se deja precisamente para facilitar la costura y no conviene recortarlo una vez hecha la costura por el revés, ya que al darle la vuelta a la tela no se verán.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.