Materiales para trabajar con cuero
PEGAMENTOS.—De cualquier clase que sirva, especialmente para el pegado de telas, de los cuales se expenden en el comercio gran cantidad de marcas, todas ellas de buena calidad, aunque debemos preferir uno que seque rápido y además no manche ni deje huella en la tela.
Como un pegamento de buen resultado recomendamos la dextrina, que se adquiere en forma de polvo amarillento, el cual se mezcla sencillamente con agua fría bien desleído, con lo cual dispondremos de un barato y eficaz medio para la unión de telas y cueros; pero si se trata de plásticos, deberemos adquirir un pegamento especial para este material.
Recomendamos que si se utiliza la dextrina debe hacerse para cada vez la cantidad que vayamos a usar, ya que si la hacemos en gran cantidad desperdiciaremos mucha, ya que seca rápidamente y no se puede conservar.
PALILLOS.—Necesitaremos varios palillos de distintos gruesos y tamaños, así como distintamente conformados en sus extremos, los cuales utilizaremos para ajustar y apretar el relleno de los muñecos, repartiendo el material en los lugares más idóneos para conseguir una mejor conformación de la figura del modelo.
ALAMBRE.—El alambre nos será necesario para la confección de armazones para los bibe-lots y otras figuras en que el relleno no proporciona suficiente fortaleza.
Dispondremos de alambre galvanizado (para evitar la oxidación), de distintos gruesos, según el caso en que se vaya a utilizar, cuidando de que éste sea lo suficientemente dúctil para no ocasionarnos problemas al doblarse, como ocurriría con el alambre acerado.
HILOS.—Serán necesarios varios carretes y bobinas de algodón, seda u otras fibras, tanto mate como de brillo, de distintos gruesos y colores surtidos, así como de hilo de zapatero (encerado o no) para los trabajos de cuero.
También será necesario disponer de alfileres, botones de distintos tamaños y cuentas de vidrio o plásticos de colores, que nos servirán para adornar los vestidos y en algún caso para imitar los ojos de los modelos, así como para otros detalles de fantasía.
En cuanto a las telas, paños, fieltros y plásticos que se utilizan usualmente en la confección de muñecos, son los siguientes, aparte de cualquier tela estampada o no, que puede usarse para confeccionar algunos de los modelos:
El muletón es un tejido de lana similar a la franela, aunque de más baja calidad, y su superficie es muy suave, presentando un aspecto ligeramente velludo por ambas caras.
El punto de seda, como lo indica su nombre, es un tejido de dicho material, muy espeso de trama, aunque de poco grosor, presentando su superficie con un ligero brillo.
Peluche se llama a una tosca variante del terciopelo, de pelo más largo y no tan suave al tacto, aparte de presentar una superficie menos uniforme que éste.
El terciopelo que es conocido por todos, a causa del uso que se hace de él, sólo tiene una cara aprovechable, de aspecto velludo y suave al tacto, pero uniforme.
La franela es un tejido, mezcla de lana y algodón, una de cuyas caras va ligeramente cardada, presentando el aspecto de un fieltro de mala calidad, por no tener la consistencia de este último.
El paño es una tela muy conocida, con la que habitualmente se confeccionan prendas de vestir, existiendo de diversas clases, según el material con que esté confeccionado.
El pañete es un paño de calidad inferior, y el fieltro es un tejido de lana, cuyas dos caras son igualmente suaves y uniformes, presentándose su tejido muy espeso.
Hace años era muy corriente la confección de muñecos con hule, pero este material se ha anticuado, cayendo en desuso, por lo cual para sustituirlo se pueden emplear plásticos para la construcción de determinados modelos, tales como los de punto «cruzado» y otros, siempre que reúnan las debidas condiciones de flexibilidad para permitir su empleo, recomendando de entre la gran variedad que existe a la venta la napa y el skay.
También es conveniente disponer de trozos o retales de toda clase de telas: cretona, punto de lana, gasas, cuentas de colores, agremanes de pasamanería, etc., que podremos utilizar para la confección de vestidos y adornos de los modelos.
En cuanto a los materiales para rellenar los modelos, los más corrientes son: el algodón, que es quizá el más idóneo, pero tiene el inconveniente de resultar muy caro, usado en gran cantidad, por lo cual recomendaremos sea solamente para pequeños modelos.
Puede ser sustituido por la guata, que es el material usado por los sastres para el armado de chaquetas, que resulta bastante aceptable y, desde luego, mucho más barato, teniendo la elasticidad suficiente para poderse emplear en modelos aun de pequeño formato.
También se pueden utilizar otros materiales, atendiendo siempre a las características y tamaño del modelo, tales como trapo picado, viruta fina de madera, virutilla de papel, corcho molido, lana, estopa, serrín, papel picado y crin vegetal o animal.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.