Punto de cadeneta:
Al igual que el punto de tallo, se usa con frecuencia al bordar, ya que puede aplicarse para varios fines. Esta puntada se hace sujetando el trabajo en mano y trabajando de derecha a izquierda o verticalmente de arriba hacia abajo. Sujetando el hilo firmemente con el pulgar de la mano izquierda, saque la aguja hacia el frente del trabajo formando una pequeña lazada con el hilo, introduzca la aguja en el mismo lugar, y sáquela otra vez 4 ó 5 hilos más adelante, pasando a través de la lazada apenas formada. Continúe así sucesivamente. El punto de cadeneta puede trabajarse en un marco o bastidor, obteniendo así un resultado perfecto siempre que use algodón torcido. En este caso debe usarse un ganchillo de crochet especial. El punto se trabaja de derecha a izquierda, manteniendo la mano derecha con el ganchillo sobre el bastidor y la mano izquierda con el hilo debajo del bastidor. Con hebra doble, sáquela hacia el frente de la tela, formando así un anillo. Sujetando el ganchillo en este anillo, salte 3 ó 4 hilos de la tela, pase el hilo hacia abajo del bastidor y tire del ganchillo junto con el hilo a través hacia el frente del tejido. Continúe de este modo obteniendo así el punto de cadeneta deseado.

Punto de cadeneta zigzag: Es una variación del punto de cadeneta básico. Se trabaja de arriba hacia abajo. Saque la aguja por el frente del trabajo de manera que el hilo forme una pequeña lazada. Introduzca la aguja en la tela en el mismo lugar, y sáquela diagonalmente de nuevo a 4 hilos hacia la derecha, de un modo que pase dentro de la lazada anterior. Continúe de esta manera introduciendo la aguja diagonalmente hacia la izquierda y luego hacia la derecha.

Punto de cadeneta por encima o punto de cadeneta sujetado: Esta variación se usa cuando se requiere un mayor relieve en el bordado. Se trabaja en dos etapas: 1) Trabaje un sencillo punto de cadeneta. 2) Sujetando el trabajo vertical u horizontalmente, haga una puntada por encima introduciendo la aguja en cada punto de cadeneta.

Compártelo en: